Mensaje “No support” en la pantalla


El otro día ayudando a un amiga en el proceso de formateo y de reinstalación de Windows XP nos encontramos con un problema, que nada más aparecer nos alertó. El sistema operativo ya se había instalado y cuando llegaba la pantalla de “Inicio de sesión” la pantalla se quedaba en negro con un mensaje del propio dispositivo: “No support“.

El problema se debe a que el monitor (antiguo y de una marca no muy conocida Imax) no admitía la tasa de refresco (la frecuencia Hz) que estaba configurada en Windows XP; también se puede deber a que la resolución activada sea mayor de la soportada o incluso en la profundidad del color. Y ahora venía la gran dificultad: ¿si no podemos activar la pantalla como la cambiamos? La solución está en “Habilitar modo VGA” en el inicio de Windows, para ello pulsamos repetidamente F8 en el arranque del ordenador hasta que nos salga un menú negro donde seleccionaremos esa opción.

En este modo se cargan los controladores de la pantalla pero con la mínima configuración asegurándonos que funcionarán. Una vez que ya hayamos podido acceder correctamente a nuestro usuario nos dirigimos rápidamente a cambiar esta configuración que se encuentra en:
Panel de Control -> Pantalla -> Pestaña Configuración -> Opciones avanzadas -> Pestaña monitor -> Seleccionar la mínima frecuencia

En el caso de mi amiga necesita estar ajustado a tan sólo 43 Hercios. Espero que con este artículos las dos horas en las que estuve intentando solucionar el problema se queden en 10 minutos 😉

Anuncios

Portabilidad, la gran ventaja de .NET Framework y Mono


.NET y MonoDesde los inicios de la informática, uno de los grandes problemas ha sido la interoperabilidad entre los sistemas operativos y las diferentes arquitecturas de hardware. Esto quiere decir que un programa diseñado para un sistema operativo y un procesador concretos no puede ser ejecutado en nigún otro.

Los programas, independientemente del lenguaje en el que han sido escritos, son compilados en código máquina (código binario), el único lenguaje que es capaz de interpretar el hardware y que es específico para cada tipo de procesador. Además, debido a la complejidad de los sistemas actuales, los programas no pueden comunicarse directamente con la máquina y deben hacerlo a través de las librerías que proporcionan los sistemas operativos. Tomando en cuenta estos dos factores el software resultante solo puede ser ejecutado en máquinas determinadas.

Entonces, ¿Como podríamos construir software que fuera útil en cualquier plataforma? Muy simple, utilizando un lenguaje intermedio común a todos los sistemas operativos que sea convertido a cada arquitectura cuando sea necesario.

.NET Framework y Mono, la versión opensource de .NET Framework, hacen precisamente eso: al compilar un programa que hayamos escrito, no lo hacemos en código máquina, sino en un lenguaje intermedio conocido como CIL (Common Intermediate Language). Este lenguaje universal, al no ser cercano a la máquina, es independiente de ella y se puede utilizar en cualquier ordenador.

Pero, ¿No hemos dicho que los ordenadores solo entienden el código máquina? .NET Framework y Mono son máquinas virtuales cuya función es “traducir” el programa al lenguaje que cada ordenador entiende conforme se va ejecutando. De esta forma, lo único que dependerá de cada plataforma será la máquina virtual pues los programas serán interpretados al vuelo (a esto se le llama compilación Just-In-Time).

Esquema del funcionamiento de un programa en .NET Framework

¿Que ventajas aporta el tener un lenguaje único?

Como dice el título, la Portabilidad. Si yo compilo un programa en CIL podré ejecutarlo en cualquier plataforma que tenga alguna de estas dos máquinas virtuales.

Actualmente existen versiones para cualquier sistema operativo: Windows, GNU/Linux, Mac OS  y para móviles con Windows Mobile o iPhone OS (este último gracias a la plataforma Mono)

Como ejemplo de programa portable tenemos TomBoy, la conocida aplicación de notas para Gnome en GNU/Linux, que al estar escrita en C# podemos instalar no solo en Linux, sino en Windows o Mac OS sin hacer modificaciones en el código fuente. Para utilizarla además necesitamos GTK#, una versión en CIL de las librerías gráficas de Gnome, y que por tanto nos permitiría ejecutar cualquier programa que las utilice en cualquier sistema operativo.


Enlaces:

Experiencias de mi cambio hacia Windows Server 2008 R2


Windows Server 2008 R2

Hace un par de días me pasé a Windows Server 2008 R2, la versión para servidores de Windows 7. La causa de este cambio es que yo tenía la versión RC de este sistema operativo y como algunos sabrán, en Marzo deja de ser útil.

Descubrí hace un par de meses que mi un Pentium 4 524 a 3GHz es uno de los pocos modelos de 64bits que se ha fabricado. Como para instalar este Windows es necesario tener un procesador de 64bits, pues es el primer sistema operativo de Microsoft exclusivo para esta plataforma, entonces me decidí a instalar este nuevo Windows.

Como es un sistema operativo orientado a servidores no necesita ciertas funciones. Justo al terminar de instalarlo vemos que usa la apariencia clásica de Windows y algúnas características como las conexiones inalalámbricas no funcionan. Todas estas opciones realmente están ocultas y tenemos que activarlas en las opciones de configuración (que no son pocas precisamente… 🙂 )

Mi Windows Server 2008 R2 casi al principio (ya con algunos programas instalados)

Para poner a punto Windows Server 2008 R2, seguí las instrucciones de una web llamada Windows Server 2008 R2 Workstation donde se explica que hay que configurar para que se parezca y tenga las funciones de Windows 7 y Windows Vista.

Con el objeto de seguir las instrucciones de esta web y activar la interfaz Aero, me vi en la necesidad de instalar los drivers de mi tarjeta de vídeo, una ATI Radeon 9550. No tuve a penas problemas para ello porque existen controladores para Windows Vista y Windows 7 de 64bits.

Sin embargo, para los drivers de la tarjeta de sonido (una SiS 7012), tuve más problemas ya que no existen drivers ni para Windows Vista, ni para Windows 7. Por suerte, tras buscar un poco por Internet, encontré un driver para Windows XP y Windows Server 2003 de 64bits.

Intenté ejecutar el instalador proporcionado, pero no funcionaba: la única alternativa que quedaba era entrar a la ventana de administración de dispositivos, que en Windows Server se encuentra en “Administración del Servidor”, e instalarlo manualmente (deshabilitando el dispositivo y seleccionando los drivers nuevos), cosa que si funcionó.

Si alguien también está teniendo problemas con este dispositivo he subido aquí los drivers para que cualquiera se los pueda descargar.

Ya resueltos todos los problemas, el resultado final es el siguiente: un sistema operativo igual que Windows 7.

Windows Server 2008 R2 al final de todo el proceso (con el fondo predeterminado de Windows 7)


MSX (I): El comienzo de un estandar


Pantalla de inicio del MSX

A principios de los 80, con los inicios de los ordenadores personales, muchas empresas comenzaron a sacar al mercado sus computadoras destinadas al ámbito doméstico. Al poco tiempo una gran multitud de sistemas totalmente incompatibles entre si impedían el desarrollo de la informática domestica.

El estandar MSX fue un intento de unir bajo un protocolo común a todos los fabricantes de modo que tanto el hardware y el sotware fueran compatibles entre los ordenadores diseñados por diferentes empresas. De esta manera los programas diseñados según la norma MSX eran totalmente compatibles en todas las máquinas aumentando así el número de desarrolladores, pues sus programas y juegos tendrían mas difusión.

El desarrollo de esta plataforma comenzó en Japón cuando la compañía Spectravideo, después de distribuir algunos juegos y accesorios para Atari 2600 y ColecoVision, decidió fabricar su propio ordenador. Spectravideo necesitaba una empresa que desarrollara el software, y fue en ese momento cuando pensó en Microsoft para que programara el sistema operativo. Ambas empresas vieron el potencial del Spectravideo y pensaron crear un estandar.

Kazuhiko Nishi, presidente de Microsoft en Asia y cofundador de ASCII Corporation, presentó el 27 de junio de 1983 las especificaciones del MSX ante las principales compañías japonesas (Sony, Yamaha y Matsushita). Estas empresas decidieron fabricar sus propios ordenadores MSX ya que podían crear sus propios modelos y además sabían que iban a tener una gran cantidad de software compatible con sus plataformas.

Spectravideo 728

Rápidamente se hizo muy famoso en Japón, y fue comercializado al poco tiempo en todo el mundo. Se popularizó en gran parte de Europa, sobre todo en España y Holanda; en la URSS, donde el gobierno compró una gran cantidad de MSX para las escuelas de su pais, y en Brasil. En Estados Unidos no fue muy conocido y tan solo un par, de las 122 empresas que habían firmado el estandar, pusieron en venta MSXs.

En 1985 apareció una nueva versión de MSX conocida como MSX 2 que aumentaba la memoria RAM, que pasaba a ser de un mínimo de 64 KB y actualizaba el chip de video para permitir más modos gráficos y mayor resolución.

Al año siguiente, Microsoft dejó el estandar y ASCII Corporation continuo con el desarrollo del MSX 2+, una nueva actualización del sistema que solo vio la luz en Japón.

A finales de los 80 muchas compañías dejaron también de fabricar productos para MSX decantandose por las nuevas videoconsolas que estaban apareciendo: la Sega Master System de Sega y la NES de Nintendo. En 1990 ASCII, junto con Yamaha, la empresa encargada del chip gráfico de todos los MSX, decidieron dar una última mejora al estandar ya en decadencia: Se sustituyó el viejo procesador Z80 de 8 bits, por uno nuevo de arquitectura RISC de 16 bits. Además, la nueva tarjeta gráfica permitía una resolución de hasta 720×480 y una memoria RAM de 512KB. Esta versión, que pasó a convertir al MSX en un ordenador bastante potente no consiguió revivir el estandar.

Actualmente el MSX está resurgiendo y muchos coleccionistas, que aún poseen sus ordenanadores, organizan ferias y reuniones donde comparten los videojuegos de programan.

IBM 5100: El primer ordenador portátil de la historia


Siguiendo la serie de software y hardware antiguos tenemos uno de los ordenadores que pasará a la historia como el primer ordenador portátil.

Seis años antes del más que conocido IBM PC, en 1975, apareció el IBM 5100 que tenía la particularidad de estar diseñado para ser transportable. Aunque pesaba 22 kilos, su diseño permitía llevarlo de un lado a otro como si de un maletín se tratase. El IBM 5100 tenía un procesador de 16 bits llamado PALM,(“Put All Logic in Microcode”)y podía direccionar 64 KB de memoria. Para crear sus progrmas usaba un BASIC y un APL almacenado en la ROM.

Este ordenador incorporaba un monitor CRT de 5″, un teclado y un lector de casete, y, si se necesitaba, se podía conectar a una televisión NTSC con una frecuencia de refresco de 60 Hz, un problema para los países europeos cuyas televisiones funcionaban en PAL a 50 Hz.

Lo menos atractivo del IBM 5100 era, ademas de su peso, el precio de venta que oscilaba entre 9.000$ y 20.000$. A pesar de estos inconvenientes, el hecho de poder transportar un ordenador en aquella epoca en la que estos eran del tamaño de estanterías, era un gran hito tecnológico.

El Apple Lisa


Un poco de Historia…

Introducción

El Apple Lisa fue un revolucionario computador personal diseñado en Apple Computer durante el principio de los años 1980. El proyecto Lisa fue iniciado en Apple en 1978 y lentamente evolucionó para diseñar un poderoso computador personal con una interfaz gráfica de usuario (GUI). El computador Lisa iba a ser dirigido hacia clientes de negocios.

Hardware

El Lisa fue introducido en enero de 1983 (anunciado el 19 de enero) a un costo de $9.995. Era el primer computador personal comercial en tener una GUI y un ratón (después de Xerox Star). Usó un CPU Motorola 68000 con una velocidad de reloj de 5 MHz y tenía 1 MB de RAM. El primer Lisa tenía dos unidades de diskette de 5¼ pulgadas (apodada la unidad “Twiggy”). Tenían una capacidad aproximada de 871 KB, pero requerían disquetes especiales. Como opcional estaba disponible una unidad externa de disco duro Apple Profile de 5 MB, diseñada originalmente para el Apple III. El modelo posterior, Lisa 2, usó una sola unidad de diskette de 3,5 pulgadas y, opcionalmente, unidades internas de disco duro de 5 ó 10 MB. En 1984 al mismo tiempo que el Macintosh fue oficialmente presentado, Apple anunció que estaban proporcionando gratuitamente, actualizaciones a unidades de disco duro de 5 MB, para todos los dueños de Lisa 1.

Software

El Lisa ofrecía un sistema operativo multitarea cooperativo, no “preemtive” (que no se apropiaba del control). También ofrecía memoria virtual. Estas dos características eran extremadamente avanzadas para un microcomputador de la época. El uso de la memoria virtual junto con un sistema de disco bastante lento, hacía, por momentos, que el sistema pareciese inactivo. El Lisa también organizaba sus archivos en directorios jerárquicos, haciendo práctico el uso de unidades de disco grandes. El Macintosh también adoptó este diseño de organización de disco para su sistema de archivos HFS.

Captura de la interfaz del Apple Lisa

El fracaso de Apple Lisa

El Apple Lisa se convirtió en un fracaso comercial para Apple, el más grande desde el desastre del Apple III de 1980. Los clientes (de computación) en los negocios, a los que el Lisa estaba dirigido, se resistieron al alto precio del computador y en gran parte optaron por trabajar con los menos costosos IBM PC, que ya comenzaban a dominar el mercado de la computación de escritorio en los negocios. El más cliente más grande de Lisa fue la NASA, la cual usó el LisaProject para administración de proyectos y se vieron envueltos en serios problemas cuando el Lisa fue discontinuado. El Lisa también fue visto como un poco lento a pesar de su interfaz innovador. El clavo en el ataúd para el Lisa fue el lanzamiento del Macintosh en 1984, que ayudó desacreditar al Lisa puesto que el Macintosh también tenía un GUI y un ratón pero era mucho menos costoso.

Importancia histórica

Aunque en su tiempo fue un fracaso comercial, Lisa se aprecia como un notable éxito. Aunque demasiado costoso y limitado para los escritorios individuales, hubo un período en que parecía que casi toda organización de tamaño moderado tenía, en cada oficina importante, uno o dos Lisas compartidos. El rendimiento del Lisa era escaso y el software algo limitado, sin embargo, lo que hacía, lo hacía muy bien. Usando el software del Lisa y una impresora Apple de matriz de puntos se podían escribir algunos documentos con acabados muy profesionales comparados con las otras opciones disponibles en ese entonces. Esta ventaja condujo al Lisa a muchas oficinas más grandes, aunque el precio limitó el número de Lisas que se podían adquirir. Puesto que el número de personas que había usado un Lisa fue mucho mayor que el número de Lisas vendidos, esto significó que cuando vino el Macintosh, de menor precio, hubo un grupo notable de personas ya previamente convencidas de los beneficios de una máquina como el Lisa.


Video de presentación del Apple Lisa

Las imágenes sobre el Apple Lisa comienzan a partir del minuto 6:40


Emulador de Apple Lisa:

LisaEm es un emulador capaz de imitar casi a la perfección este ordenador. Esta disponible para windows y mac ademas de ser open-source.

Para mas información consulta el manual y otras descargas en la pagina web de este emulador: http://lisa.sunder.net/downloads.html